Recortes

tijeras

Tomamos un texto y lo dividimos en varias partes (en función de la dificultad que presente el escrito), distribuyendo cada una de ellas en un ordenador diferente. Cada participante lo leerá, primero en voz baja, después en voz alta.

La actividad se desarrolla cuando, tras la primera lectura en voz alta, el texto se va componiendo a partir de la suma de sus partes, proyectándolo en la pantalla.

En aulas con un elevado número de alumnos, dispondremos de varios textos. En este caso, la actividad puede hacerse en grupos de cuatro o cinco alumnos, cada uno de los cuales dispondrá de una de las partes de un mismo texto.

Otra variante de la actividad es que, en cada grupo, una de las partes no sea del texto asignado, sino de otra historia perteneciente a otro grupo; de esta manera, cuando compongan el argumento, tendrán que separar un fragmento para intercambiar con otro equipo.

Pueden ser muy adecuados los textos divididos en párrafos, las estrofas de un poema…