Todo en orden

Francisco_de_Quevedo

Si leer poesía exige la máxima concentración, leer un poema desordenado, todavía exige más atención comprensiva.

En este ejemplo, se trata de ordenar el conocido soneto de Quevedo, a una nariz.

This website uses cookies to offer you the best experience online. By continuing to use our website, you agree to the use of cookies.