Personificación

Miguel Arteche personifica así la niebla en este soneto:

Huí de mi país porque a mi casa
se acercan ya los asesinos.
Abro la puerta en otra tierra y pasa
la niebla con sus dedos repentinos.

Se sienta aquí sobre una silla sola,
me mira sin mirar y se desliza
como el sudario de una ola.
La niebla tiene sal y tiene prisa.
Y luego borra muros y ventanas,
mañanas y mañanas y mañanas:
me borra todo con su voz borrosa,
me dice aquí con su pisada trunca
lo que hay de nunca en la palabra nunca.
La niebla y yo somos la misma cosa.
calle

Trabajar la personificación en el aula resulta sencillo si elegimos bien los elementos.

Nuestra propuesta trata de describir una calle de una ciudad o de un pueblo por la mañana, cuando comienza a andar la vida en ella. Cada uno sabe muy bien qué hace cuando despierta por la mañana y puede atribuir esos actos cotidianos a la calle, a su calle.

Una ficha como esta puede constituir un buen comienzo para trabajar esta figura literaria.

This website uses cookies to offer you the best experience online. By continuing to use our website, you agree to the use of cookies.