La carta

En ocasiones algunos grupos utilizan el género epistolar para manifestar el asunto amoroso, como en esta carta de la oreja de Van Gogh

Te escribo desde el silencio,
dónde el miedo tiene excusa,
dónde el tiempo se pierde,
dónde el odio no cura la bandera que de noche me ahoga.

La oscuridad me inunda, mis fuerzas se pierden,
sin nada más que decirte me despido hasta siempre …

Cuando leas esta carta, no cierres esos ojos,
que tienen la luz que me falta, que tienen la luz que me falta.

Recuerdos llenan mi espera,
cubren todos mis sueños,
duermen sobre una piedra.
Soledad que me ahogas, deja ya de mirarme y dame tu mano.

La oscuridad me inunda, mis fuerzas se pierden,
sin nada más que decirte me despido hasta siempre …

Cuando leas esta carta, no cierres esos ojos,
que tienen la luz que me falta, que tienen la luz que me falta.

(La Oreja de Van Gogh, “La carta”, Dile al sol)

This website uses cookies to offer you the best experience online. By continuing to use our website, you agree to the use of cookies.