El libro perdido

Vamos a elegir libros en la biblioteca del centro. Para ello preparamos unas tarjetas con una breve descripción de alguna de sus características, por ejemplo:

  • Busca un libro que trate de…
  • Busca un libro cuyo protgonista sea…
  • Busca un libro ambientado en…

ambientado

En clase iremos leyendo las tarjetas y adjudicándolas por elección.

También podemos prepararlas en documentos o en diapositivas ; en este caso podemos enviar cada tarjeta a su destinatario mediante la intranet o, mejor todavía, como imagen dentro de un correo electrónico. La imagen que acompaña a este texto es una diapositiva de power point que, guardada como imagen, se incorporó dentro de un correo electrónico y se envió a un alumno (cada uno recibió la suya, de acuerdo con sus preferencias).

Una vez que hayamos repartido todas, hacemos una visita a la biblioteca y, aunque se arme un poco de revuelo, buscamos el libro cuyas características llevamos escritas en la tarjeta; así nos acostumbramos a tocarlos, abrirlos, mirarlos… Hasta que encontremos el nuestro; los primeros que lo hallen, ayudarán a los demás a encontrar el suyo.

Y, después, a leer.

Y después de leer, a ejercer de críticos literarios.

This website uses cookies to offer you the best experience online. By continuing to use our website, you agree to the use of cookies.